top of page
Buscar
  • Foto del escritorDoctora Maria Claudia Diaz

Relación de la Microbiota intestinal con las enfermedades autoinmunes

Cada vez se publican más estudios que encuentran una relación entre la alteración en la composición y las funciones de la microbiota intestinal humana y algunas enfermedades crónicas, entre las que se incluyen las enfermedades autoinmunes.


Descubre qué dice la ciencia sobre la relación entre la microbiota intestinal y las enfermedades autoinmunes y los beneficios de los probióticos para reducir la inflamación y la permeabilidad intestinal que están alteradas en las enfermedades autoinmunes e inflamatorias.

¿Qué son las enfermedades autoinmunes?


Las enfermedades autoinmunes se producen cuando las células de tu sistema inmunitario atacan por error tus órganos e incluso tu microbiota.


Estas enfermedades autoinmunes cada vez son más frecuentes y se producen por un desequilibrio entre los linfocitos reguladores y los linfocitos que desencadenan una respuesta pro-inflamatoria defensiva.


En condiciones normales, tu sistema inmunitario solo debería atacar a los patógenos, pero no debería reaccionar frente a tu microbiota intestinal beneficiosa, tus propias células y tejidos y alimentos que ingieres habitualmente.


Relación entre microbiota intestinal y enfermedades autoinmunes


La microbiota intestinal de pacientes con enfermedades autoinmunes tiene una menor abundancia de bacterias protectoras de la mucosa intestinal (por ejemplo, Akkermansia y Faecalibacterium) y un aumento de las bacterias pro-inflamatorias (por ejemplo, Escherichia coli). También se han encontrado disminuciones de bifidobacterias en pacientes con tiroiditis de Hashimoto y artritis reumatoide, lo que sugiere que repoblar el intestino con estas bacterias podría ayudar a mejorar el estado del sistema inmunitario en estos pacientes.


Además, las funciones de la microbiota intestinal de las personas con enfermedades autoinmunes también están deterioradas en comparación con las personas sanas. Se trata de una microbiota que no puede digerir correctamente la fibra de los alimentos de origen vegetal y en su lugar prefiere nutrirse de las proteínas de la dieta y del moco que tapiza la fina capa de células del intestino.


Aunque los científicos aún no tienen claro cómo la alteración de la microbiota puede contribuir a los síntomas de las enfermedades autoinmunes, se están estudiando tratamientos que modifican la microbiota para tratar estas patologías.


La mezcla de Lactobacillus plantarum CECT 7484, L. plantarum CECT 7485 y Pediococcus acidilactici CECT 7483 es uno de los probióticos más estudiados para reforzar las funciones de la barrera intestinal, reducir la inflamación y restablecer el equilibrio de la microbiota intestinal que se encuentran alterados en los pacientes con enfermedades autoinmunes intestinales como el síndrome del intestino irritable, la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn.


En particular, este probiótico contiene 3 cepas que actúan en sinergia para reducir el disconfort intestinal gracias a su triple efecto:

  • Reducción de la permeabilidad intestinal.

  • Normalización del tránsito intestinal y de la alteración de la composición y las funciones de la microbiota intestinal.

  • Reducción de la inflamación y la hipersensibilidad visceral, que se acompaña de una mejora de los síntomas de la intolerancia a la lactosa que son comunes en el intestino irritable.

Otros probióticos han mostrado incrementar la presencia de linfocitos reguladores en sangre y la producción de compuestos antiinflamatorios como la IL-108.


Estos hallazgos sugieren que los probióticos pueden tener un efecto anti-inflamatorio cuando se utilizan como coadyuvantes al tratamiento convencional de una enfermedad autoinmune.


Conviene tener en cuenta que los probióticos están contraindicados en personas inmunodeprimidas (por ejemplo, pacientes oncológicos y con desnutrición severa) y con enfermedades muy graves (por ejemplo, pacientes en la Unidad de Cuidados Intensivos). En estos casos un profesional de la salud tiene que valorar de forma individualizada el riesgo-beneficio del probiótico antes de recomendarlo.

Conclusión


Las enfermedades autoinmunes cada vez son más frecuentes y pueden ser órgano-específicas, sistémicas y con inflamación crónica.


Estudios recientes han encontrado asociaciones entre la composición y las funciones de la microbiota intestinal y algunas enfermedades autoinmunes.


Algunos probióticos pueden utilizarse como coadyuvante al tratamiento convencional en las enfermedades autoinmunes intestinales como el intestino irritable debido a sus propiedades anti-inflamatorias.


---------

Fuente: Lactoflora.

29 visualizaciones0 comentarios
bottom of page