top of page
Buscar
  • Foto del escritorDoctora Maria Claudia Diaz

¿Qué es Mindfulness? Y que ventajas traerá a tu vida

Mindfulness (atención plena) es una forma particular de poner atención al momento presente.

Mindfulness es la capacidad que tenemos todos de estar en el momento presente de una manera equilibrada, con una actitud de aceptación y apertura. Esta habilidad nos ayuda a manejar mejor nuestras emociones, a sentirnos más relajados y conocer cómo funciona nuestra mente.



VAMOS A CONOCER UN POCO DE HISTORIA


Mindfulness ha sido traducida al español en diferentes formas, todas compuestas a falta de una palabra que de con el significado original. Las traducciones más comunes son Atención Plena, Plena Conciencia, Presencia Mental y Presencia Plena/Conciencia Abierta entre otras. Emplearemos la traducción más utilizada en este momento que es “Atención Plena” y, en la generalidad de los casos, directamente el vocablo inglés Mindfulness.



EL MINDFULNESS EN LA ACTUALIDAD


El interés en esta práctica ha crecido notablemente en los últimos años en diversos ámbitos de nuestra sociedad como empresas, escuelas, hospitales, universidades, etc.


También se han hecho investigaciones que sugieren que el entrenamiento en mindfulness puede ayudar en el tratamiento de ciertos trastornos psicológicos en poblaciones clínicas, como la ansiedad, la depresión y las adicciones. Asimismo, se han documentado sus beneficios en la educación, las empresas y muchas otras áreas.


Mindfulness puede también ser entendido como un rasgo de personalidad, es decir, existen personas que son “atentas” por naturaleza. Se ha encontrado que este rasgo se asocia con un mayor bienestar psicológico y menor disposición a padecer ciertos trastornos psicológicos, así como a una mejor concentración y rendimiento en general.


Por otro lado, mindfulness también es un estado, en donde podemos cultivar atención, bienestar y equilibrio a través de ciertas prácticas y ejercicios.



¿EN QUÉ PUEDE AYUDARTE EL MINDFULNESS?


Mindfulness es el medio por el cual podemos vivir una vida más consciente, no sólo para nuestro propio beneficio, sino también para el de aquellos que nos rodean y de todo el mundo.

Puede ayudarnos a manejar nuestras emociones y pensamientos negativos, además de ejercitar nuestra capacidad de estar en el momento presente. La práctica de mindfulness también puede ser un poderoso recurso para mantener y desarrollar nuevos niveles de bienestar y afectar positivamente la capacidad de tomar decisiones desde un lugar de claridad y compasión.

Una de las grandes ventajas de mindfulness es que cualquier persona, independientemente de sus condiciones de vida, puede aprender a practicar y obtener beneficios en periodos relativamente cortos.

Existen numerosas investigaciones, que sugieren una serie de beneficios para la salud y el bienestar, entre los que se encuentran:


  • Mejoras en la función del sistema inmune Mayor creatividad y capacidad para toma de decisiones

  • Mayor empatía y compasión Incrementos en emociones positivas y decrementos en negativas

  • Menor estrés

  • Cambios en la estructura y función del cerebro



5 EJERCICIOS PARA INICIARSE EN EL MINDFULNESS


1. RESPIRACIONES PROFUNDAS


Una de las formas más utilizadas en las técnicas de relajación, incluido el mindfulness, se basa en llevar la atención a la respiración.


La respiración es un acto cíclico que se encuentra en un flujo constante, nos mantiene vivos y conectados en todo momento con el presente, en una unión inequívoca de nuestro cuerpo con el aire que nos rodea.


El aire es también un elemento cambiante, respiramos cada vez un aire distinto. Además, es algo con lo que contamos en todo momento.



2. OBSERVA TU PENSAMIENTO


La meditación oriental tiene como objetivo aquietar la mente, deteniendo todo tipo de pensamientos.


Sin embargo, en nuestra sociedad actual este objetivo resulta demasiado inalcanzable en un principio, por lo que el mindfulness trata de jugar con la atención, focalizándola en algo en concreto y así ralentizar el vaivén de pensamientos y la dispersión.


Por ejemplo, puedes realizar el ejercicio anterior de respiración y en ese caso el elemento en el que te centrarás para dejar a otros de lado será tu propia respiración.



3. IDENTIFICA TUS EMOCIONES


Seguramente no solo los pensamientos dispersarán tu atención, ya que en la mayoría de casos estos vienen acompañados de emociones.


En nuestro día a día nos vemos expuestos a una gran cantidad de sucesos que nos provocan reacciones emocionales, y la mayoría de nosotros cargamos con una pesada mochila de emociones que, en gran parte, hemos conseguido reprimir y enmascarar para facilitarnos continuar con nuestras vidas.


Buscamos distracciones o manteniéndonos ocupados para no tener tiempo de pensar en ellas. Es por esa razón que, en el momento en que nos quedamos a solas, en silencio, y bajamos la guardia, esas emociones acumuladas pueden rebrotar espontáneamente y recordarnos que siguen ahí vivas.




4. UTILIZA LA VISUALIZACIÓN


El mundo mental es demasiado abstracto y, acostumbrados al mundo de los estímulos más sensoriales, a menudo podemos perdernos. Utilizar técnicas de visualización te facilitará control mental para poder generar un estado de relajación y poder manejar mejor los pensamientos y emociones que surjan.


En nuestra mente tenemos un registro muy amplio de sensaciones vinculadas a ciertas imágenes, objetos, texturas, colores, etc. Tan solo el hecho de pensar en algo, activa cerebralmente las áreas relacionadas con su acto, por lo que pensar en actividades o lugares, por ejemplo, que nos despiertan sensaciones agradables y de calma, nos ayudará a traer esas sensaciones al presente.



5. TOMA CONCIENCIA DE TU CUERPO


Con frecuencia, nuestras emociones se esconden tras nuestro cuerpo en forma de sensaciones corporales.


Nuestro cuerpo no deja de ser una especie de recipiente que lo contiene todo, y en ocasiones ni siquiera sabemos qué nos ocurre porque nuestra mente (ese órgano que parece actuar con independencia y que nos esforzamos por controlar) esconde ciertas cosas para que no nos trastoquen, pero se transforman en tensiones musculares, en problemas de piel, problemas digestivos, etc.


Por ello, cuando practiques mindfulness, presta atención minuciosamente a tu cuerpo. Obsérvate todo tú, como una especie de maquinaria con unas estrategias sumamente complejas e inteligentes de protección que, no obstante, tratas de comprender para ayudarte en la tarea que esos mecanismos automáticos tratan de cumplir.



RECOMENDACIONES DE LA DOCTORA MARÍA CLAUDIA DÍAZ


1. VIDEO


2. LIBROS


Mindfulness. Joseph Goldstein

The Litlle Book of Being. Diana Winston


 

Fuentes: Instituto Mexicano de Mindfulness / Sociedad Mindfulness y Salud / Cuerpo Mente /

147 visualizaciones0 comentarios
bottom of page